11 ene. 2008

COMUNICADO DE NOVIEMBRE DE 2006: "DESESCOMBRO Y EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL PATIO PARROQUIAL DE SAN JUAN DEL MERCADO DE BENAVENTE".

Existe al N de la iglesia de San Juan del Mercado de Benavente (BIC 3/VI/1931), un amplio solar vacío y sin uso (845 metros cuadrados), suerte de patio trasero parroquial, lamentablemente clausurado al público que, por lo general desconocía su existencia hasta las excavaciones realizadas en el verano del 2006. El acopio de un gran nivel de escombros en buena parte de su extensión, acumulados sobre el paramento septentrional del templo, venía generando un importante problema de humedades a añadir a los recalos que afectaban al ábside y, muy seriamente, al arco triunfal del evangelio, debido a la existencia de una escalera sobre el tejado de acceso al campanario. Desde 2005 y gracias a un sobrio presupuesto a cargo de la parroquia y obispado arrancó un proceso de restauración de este sector de San Juan con intervención en las techumbres de nave y ábsides para eliminación de dichas humedades que ponían gravemente en peligro la integridad de la iglesia.En 2006 el derribo de la casa contigua a la rectoral, C/ Hospital de San Juan 4, permitía por vez primera el acceso al solar, un espacio cerrado con enormes dificultades para el desescombro masivo del relleno de tierras que allí se acumulaban, selladas además por una solera de hormigón. Las especiales condiciones del solar, en pleno casco histórico y anejo a la iglesia tardorrománica, obligaron a un imprescindible seguimiento arqueológico, llevado a cabo por la empresa STRATO, durante el retiro de escombros en el mes de julio. La suma de estas dos circunstancias, “transparencia” de un espacio ciego que por vez primera se hacía visible a los ciudadanos y la expectación que siempre generan los trabajos arqueológicos, motivó un interés más que comprensible por la valorización pública de dicho ambiente. Prensa , radio y televisión se hicieron pronto eco de la novedad: un ámbito que potencialmente“desperezaba” la angostura y mezquindad de espacios verdes en el centro de la villa y que permitiría la visualización de los ábsides de San Juan, bella perspectiva monumental secuestrada desde hacía demasiado tiempo. El C. E. B. “Ledo del Pozo” emitió un comunicado que parcialmente se publicó en todos los medios de comunicación postulando la realización de un parque público, última oportunidad de que el centro histórico de Benavente pudiera dotarse de un espacioso ambiente ajardinado para disfrute de los ciudadanos. Para ello se proponía aprovechar no sólo el solar parroquial sino los contiguos jardines de la Encomienda y del Hospital, parque abierto a la C/ Hospital de San Juan, si con voluntad política se entendiese que se trataba de la consecución de un bien público imprescindible para el decoro, calidad e imagen urbana que el “nuevo” Benavente quiere darse a sí mismo. Distintas circunstancias obraron en dirección contraria y la realidad actual de aquel “fugaz espacio transparente” se ha compactado en otra imagen negra del urbanismo benaventano, a salvo apenas de un “tubo” de acceso al viejo solar desescombrado cedido por la propiedad del inmueble. También la intervención arqueológica, iniciada el 3 de julio, resultó accidentada. El acopio de tierras a lo largo del solar, hasta el nivel geológico de zahorras, poseía una potencia variable, entre 1,40 m en el extremo E del solar a 80 cm. en el occidental, conteniendo abundantes restos constructivos, cerámicos y sobre todo óseos inconexos y fragmentados. Durante el rebaje aparecieron 26 enterramientos en todo el ámbito de actuación excepto en la banda más próxima al templo, ocupado por una cámara bufa o desagüe del siglo XX. De las tumbas, deposiciones en fosa simple o de lajas del siglo XII al XIX, sólo se exhumó una pequeña parte. La localización, por otro lado, en la esquina NE del solar, de una fosa r de unos 3,10 por 2,50 m con restos humanos, de cal y fragmentos cerámicos suscitó un interés popular inusitado ajeno a la propia dinámica arqueológica. Dicho osario no fue excavado, sino simplemente removido superficialmente por personas desconocidas, desconociéndose su finalidad, contexto y cronología. Probablemente se trate de un osario asociado a una de las fases de restauración de la iglesia del siglo pasado cuando se retirarían muchos restos contiguos al muro norte para le realización de la cámara bufa de drenaje. Informaciones orales, sin embargo, relacionaron dicho osario con los despojos de fusilados en la última guerra civil lo que obligó a la Alcaldía a decretar un Acta de Paralización de obras (12 a 24 de julio) con señalización de la fosa que fue supervisada por la autoridad judicial. Levantada la suspensión, se reanudaron las labores arqueológicas el 31 de julio para concluirse el 1 de agosto. Resultado de las excavaciones fue la documentación de numerosos sillares con marcas de cantero enterrados por los escombros que cubrían cerca de un metro del paramento norte del templo, y la localización de un monumental capitel entrego de arenisca decorado con cintas, a escasa distancia al NE del ábside del Evangelio, posiblemente desmontado de la propia iglesia durante la restauración de los años treinta.Todo este cúmulo de circunstancias, expectación ciudadana de un nuevo parque público, paralización de las obras, impidieron que el primitivo proyecto de saneamiento pudiera llevarse a efecto en los tiempos y formas que se preveía, de manera que se necesitaba uno nuevo que encarecía los costes sustancialmente. Parece que la financiación del nuevo proyecto será compartido entre Parroquia y Ayuntamiento. Paralizadas las obras en la actualidad (noviembre de 2006), según nos informa Gonzalo Gómez, párroco de la iglesia, está prevista su reanudación en la primavera del 2007 con el fin de realizar una nueva cámara bufa que aproveche en lo posible la vieja para el drenaje de humedades hasta unas arquetas de desagüe. Por otra parte, la idea es llevar a cabo (provisionalmente) una pavimentación inmediata a la iglesia acorde con su decoro, quedando el resto a la expectativa de lo que en su momento se decida.

No hay comentarios: