4 may. 2011

Emiliano Pérez Mencía - Valles de Benavente. Artesanía de jubilados (II). Exposición [2007]


Emiliano Pérez Mencía: Valles de Benavente. Artesanía de jubilados (II). Exposición. 80 pp. láms. color 24x17. Rústica. 2007. ISBN: 84-935455-3-6.

ÍNDICE

Presentación
Relación de expositores
Miguel Cachón Rodríguez
Agustín Cid Brime
Antonino Delgado Núñez
Manuel Díaz Romo
Horacio García Losada
Antonio Sierra Redondo
Tomás Vara Gallego

PRESENTACIÓN

Cada año son más las personas que se jubilan en Castilla y León, debido al envejecimiento de la población. Desde las instituciones, con toda razón, se pretende hacer ver a esta etapa de la vida con todo lo que de positivo hay en ella. El hecho de no estar sometidos al horario que supone el trabajo obligatorio es una ventaja a la hora de emplear y pasar el tiempo de que se dispone. Y cada uno lo hace como cree conveniente para mejor sentirse realizado. Unos viajan, otros participan en cursos de formación o simplemente de cultura, o cursan estudios en la Universidad de la Experiencia. Otros practican algún deporte de acuerdo con su edad o simplemente pasean con los amigos y pasan sus ratos en amenas tertulias. Pero también hay un grupo de ellos que se sienten más realizados haciendo trabajos artesanos con diversos materiales como vemos en la Exposición. Son precisamente estos a los que denominamos artesanos jubilados.
Hace un año, por estas fechas, inaugurábamos la I Exposición. Entonces decíamos que no estaban todos, ni mucho menos, sino que eran muchas más las personas que, después de su jubilación, dedicaban parte de su tiempo, sus conocimientos y su buen hacer, a este tipo de trabajos o artesanías. Lo he comprobado a lo largo de este año 2007, pues, algunos de los que exponen, me comunicaron su deseo de participar y de esta forma tener la oportunidad de dar a conocer a los demás el producto de su afición artesana.
Porque otra cosa no son las obras que nos muestran, fruto de un trabajo casi siempre personal, imaginativo y creador, capaz de producir admiración entre todos los que las contemplan. Cada uno trabaja a su modo y con distintos materiales, principalmente la madera, como podemos ver en las maquetas y miniaturas de Antonio Sierra Redondo y de Miguel Cachón Rodríguez; en las tallas de los marcos y cuadros de Tomás Vara Gallego; en las esculturas de bulto redondo y los relieves de Antonio Delgado Núñez y en los variadas piezas de menor tamaño que hace Agustín Cid Brime. Madera, cartón, alambre, cristal y flores del campo son los materiales más empleados por Horacio García Losada. Tan sólo Manuel Díaz Romo, dedicado a la marquetería, se sirve de otros materiales como carey, metacrilato, madera de ébano, etc. para elaborar con toda detalle sus piezas, algunas de pequeño tamaño.
Los que hacen maquetas han tenido como modelo a imitar los edificios más destacados de su pueblo o ciudad, algunas de las cuales se ven en la Exposición, junto a otras piezas u objetos. A. Sierra Redondo, que vive en Benavente, ha hecho la plaza mayor, las iglesias de San Juan del Mercado y de Santa María del Azogue, y el antiguo castillo; M. Cachón Rodríguez, el puente antiguo, la iglesia, el retablo y el ayuntamiento de Santa Cristina de la Polvorosa; H. García Losada tiene también la iglesia y ermita de su pueblo, La Torre del Valle, junto a muchas otras casas y chalets.
T. Vara Gallego vive su jubilación en Benavente y, aunque no hace maquetas, sin embargo, además de tallar, pinta al óleo, dejando reflejados en algunos de sus cuadros escenas o motivos de su pueblo, Sitrama de Tera, y de otros lugares y paisajes de la provincia de Zamora, principalmente la comarca de Sanabria.
A. Delgado Núñez, de Villaobispo de Vidriales, culminó con su jubilación la afición que tuvo desde muy pequeño: tallar relieves o imágenes, muchas de carácter religioso y de gran interés. Algunas de
los animales que él conocía muy bien y de los que se servía en sus trabajos como agricultor.
El oficio de pastor de A. Cid Brime en Burganes de Valverde le hizo apreciar en grado sumo el campo, los animales y la naturaleza en general. Y además de intentar reflejarlo en objetos diversos que él veía, quiso tallar en madera también a los animales que le rodeaban. Aparte de esto también su amor a la naturaleza le inspiró y le inspira a la hora de hacer poesías sobre ella y otros temas.
Por último, Manuel Díaz Romo, impresionado y atraído cuando le enseñaron marquetería, nunca pensó que él pudiera llegar a realizar tantas y tan finas piezas. Pero se enganchó a ello y ahí tenemos el resultado.
Seguramente que todavía hay en esta comarca de Los Valles más personas jubiladas que entretienen su tiempo en este tipo de actividades. De momento estos son los que conocemos y cuyos trabajos
podemos admirar. Aunque algunos se iniciaron antes, en sus ratos libres, la mayor parte lo han hecho al llegar a esta etapa de su vida. Y lo hacen casi todos por iniciativa propia, por afición o por curiosidad. También por información o formación, después de asistir a algún curso.
Casi todos son personas inquietas y observadoras, no sólo de la naturaleza, sino de todo lo que les rodea y muchos de ellos supieron admirar y valorar los trabajos u oficios artesanos de amigos y compañeros, surgiendo a veces el deseo de imitación.
Los hay que pretenden acercar el campo y la naturaleza a su propia casa imitando o reproduciendo en lo posible plantas, animales, paisajes, si se dedican a pintar, o incluso a través de los versos, como
ocurre con A. Cid, que ha compuesto muchos poemas, algunos de los cuales son un verdadero canto a la naturaleza que le rodea.
En la exposición podemos ver de todo un poco, pues hay variedad de temas como es diversa la forma de vida y la actividad de las personas jubiladas.
Es una satisfacción para mí ver que quienes exponen en esta ocasión sus trabajos lo hacen por voluntad propia y con el deseo de que los demás puedan contemplarlos y admirarlos. Creo que también para ellos será una gran satisfacción. Pueden estar seguros de su éxito, pues nos lo confirma la muestra realizada el año pasado por estas mismas fechas. Jamás una exposición fue más visitada en esta ciudad que la de los artesanos jubilados.
En este catálogo se recogen los textos que con anterioridad y en distintas fechas fueron publicados por mí en el semanario “La Voz de Benavente y Comarca”, a cuya dirección quiero agradecer su colaboración.
El CEB “Ledo del Pozo”, de cuya iniciativa surgió esta idea, ante el éxito de la pasada edición, ha querido organizar la II Exposición en la seguridad de que será también del agrado de todos los habitantes de esta comarca de los Valles de Benavente.
No me queda más que agradecer también, en mi nombre y en el del Centro de Estudios, la colaboración de Ayuntamiento de Benavente y de Caja España, que apoyan esta iniciativa, y a la dirección del Centro Cultural “Soledad González” en cuyas salas de exposiciones se celebra.

Emiliano Pérez Mencía
Agosto 2007

No hay comentarios: